Buscar

RH Otro Blog

Categoría

Emprendedores

Corre, pequeño pony, corre: ¿podrían extinguirse los negocios de escala?

Muy buen análisis de Sebastián Campanario sobre las escalas de las organizaciones y las oportunidades y desventajas que conllevan.

A fines de diciembre y principios de enero, la mayoría de los medios online publican sus “mejores notas del año”, “las más leídas”, “las más inspiradoras”, etcétera. El semanario inglés The Economist ubicó en una de estas listas un artículo provocador, publicado en la edición impresa de octubre, donde se habla de la “decadencia de la corporación de Occidente”, tal como la conocemos. La ilustración es un dibujo de un ejecutivo con casco de gladiador, y el primer párrafo menciona la decadencia de la Roma de Augusto como una referencia a la situación actual de las grandes empresas. El ensayo es una buena medida del grado de disrupción que están viviendo los negocios tradicionales hoy en día: a esta supuesta caída de las grandes empresas no la anticipan Jorge Altamira ni Nicolás del Caño ni una revista del Partido Obrero, sino The Economist, sobre la base de datos de un informe de McKinsey. Dos íconos del capitalismo occidental, si los hay.

El emprendedor que quiere ser el CEO menos poderoso del mundo

Esta es una nota publicada en La Nación por Máximo Cavazzani (el creador del juego “Preguntados”) que me pareció interesante compartirla por los valores en los cuales se cimentó el éxito de Supercell, una joven empresa de juegos para celulares. Aquí la nota:

Conocí a Ilkka Paananen en Helsinki y estoy convencido que es uno de los grandes inspiradores del año del mundo de los negocios. “Los mejores equipos hacen los mejores juegos“, suele decir el fundador de Supercell. Para aquellos que no leyeron los titulares, Supercell es un fenómeno internacional: una startup de juegos para dispositivos móviles fundada en 2010 que hacia principios del 2013 ya tenía ganancias por US$ 3 millones diarios con tan solo dos juegos en el mercado.

Seguir leyendo “El emprendedor que quiere ser el CEO menos poderoso del mundo”

Tres cosas que Gandalf me enseñó acerca acerca de los negocios

Este es un post escrito por Tom Popomaronis, el fundador y CEO de OpiaTalk, que sencillamente me fascinó por su originalidad para extrapolar acertadamente situaciones de “El Hobbit”, y “El Señor de los Anillos” (libros de los cuales soy fanático) a situaciones concretas que enfrentamos los emprendedores, y que tranquilamente se pueden aplicar en las situaciones en las que nos toca liderar equipos de trabajo.

Tres cosas que Gandalf me enseñó acerca de los negocios

Fundar un emprendimiento es abrumador. Es imposible saber siempre qué es lo que tenés que hacer después, o sencillamente, lo que tenés que hacer. En parte, lo que hace que valga la pena es el aprendizaje a lo largo del camino. Suelo sorprenderme de las lecciones que recojo de los lugares más inesperados.

Tales son los casos de El Hobbit y  El Señor de los Anillos de J.R.R. Tolkien. Francamente les recomiendo a todos en el mundo de los negocios que los lean (o los escuchen a través de un audiolibro). Realmente, con lo duro que es llevar adelante una compañía, a veces se siente como llevar el Anillo Único a Mordor.

Lo que realmente quiero compartir con ustedes son las pepitas de conocimiento que he tomado de Gandalf, el mago sabio (también conocido como el-viejo-con-el-sombrero-puntiagudo). Creo que si Gandalf fuera el fundador de un emprendimiento, prosperaría. Chequeen estas lecciones que he seleccionado del venerable:

  1. Primero, que su equipo se apropie de la idea.

“Estoy buscando a alguien para compartir una aventura, y es muy difícil encontrar a alguien”.

En El Hobbit, Gandalf persuade a Bilbo a partir en un viaje con él. Gandalf sabe que Bilbo es esencial para el éxito de su misión. Él además sabe que los desafíos harán de Bilbo una mejor versión de sí mismo. Pero Bilbo debe decidir por sí mismo. Así que Gandalf presenta la idea, asegurándose que Bilbo entienda por qué el viaje debe suceder, y luego toma distancia. Él no fuerza la situación; el presenta y alienta; luego espera que Bilbo se suba a bordo – que se apropie la idea. Entonces, una vez que la expedición comienza, Gandalf se asegura que Bilbo tenga todo lo que necesita (por ejemplo, pañuelos y tabaco) así no albergaría ninguna duda sobre la expedición y no volvería al comfort.

Seguir leyendo “Tres cosas que Gandalf me enseñó acerca acerca de los negocios”

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: